Historia, curiosidades y una receta para preparar una coca casera típica de San Juan
Historia, curiosidades y una receta para preparar una coca casera típica de San Juan

Desde la prehistoria, muchas civilizaciones han conmemorado el solsticio de verano, el día más largo del año, que en Europa suele caer en la semana del veinte de junio, y que se asimiló a la festividad con la llegada de la cristiandad. Pero San Juan es quizás la más pagana de las fiestas cristianas, y su celebración está llena de fuegos artificiales, hogueras, música y alegría.

En las antiguas celebraciones, la finalidad de encender hogueras o fuegos era “dar más fuerza al Sol” que, a partir de esos días, iba haciéndose más “débil” —los días se van haciendo más cortos hasta el solsticio de invierno—. Simbólicamente, el fuego también tiene una función “purificadora” en las personas que lo contemplan o saltan sobre él. La noche de San Juan se celebra en muchos puntos de Europa, aunque está especialmente arraigada en España, Portugal (Fogueiras de São João), Noruega (Jonsok), Dinamarca (Sankthans), Suecia (Midsommar), Finlandia (Juhannus), Estonia (Jaanipäev) y Reino Unido (midsummer).

Y como ocurre siempre, no se entiende una fiesta de estas características sin sus rituales gastronómicos específicos. Entra en escena la coca, una torta plana que se come en toda la costa mediterránea, y que es parienta de otros platos con una base similar al pan, como la pizza. Su nombre viene del verbo latín cocere, lo que la emparienta con las “cakes” inglesas y los “Kuchen” alemanes, y la más conocida es, sin duda, la que lleva fruta confitada.

Pero antes de adentrarnos en las recetas, démosle una ojeada a algunas otras tradiciones culinarias del solsticio en todo el mundo. Lo que tienen en común todas ellas es que celebran este momento de máximo esplendor en la naturaleza –en el hemisferio norte; en el sur el solsticio de verano coincide con Navidad–. Si en muchos lugares lo habitual es recoger hierbas para preparar orujos, queimadas, aguardientes y ratafías, porque se cree que en San Juan incrementan sus poderes curativos o mágicos, en todos ellos se eligen alimentos que están en plena temporada.

En España, encontramos muchas localidades que lo celebran con sardinadas –el pescado azul está a la mitad de su temporada de pesca– o, como pasa en la menos conocida de las cocas de San Juan, la de Alicante, un tipo de coca de verduras con atún. En Suecia el ritual de Midsommar se celebra comiendo fresas y frambuesas, que saturan los bosques nórdicos por estas fechas, y después de bailar en círculo alrededor de un tronco, con una comilona de la zona.

En Cuba, en Camagüey, uno de los rituales consiste en preparar una olla de ajiaco, un cocido de carne. Y en Perú, en la zona de la selva, el plato es el juane, similar a un tamal, que consiste en una masa de arroz, aceitunas, pollo y huevo duro que se liga con arroz y se cuece al vapor.

Volviendo a las cocas, se estima que cada año se venden en Cataluña más de 1,6 millones de cocas de San Juan. La tendencia es a comprarlas más pequeñas y artesanas, y la clásica de fruta confitada sigue triunfando! Pero a parte de la clásica de fruta, en BOPAN hacemos cocas de llardons, de hojaldre relleno de cabello de ángel o de crema, de botones de crema, de chocolate (la preferida de los más pequeños de casa), de nata y de fruta rellena de crema.

Pero siempre es más divertido hacerlas en casa! Y por eso hoy os proponemos esta receta de coca de San Juan tradicional, para que os animéis a hacerla en casa.

Receta de coca tradicional de fruta confitada

Ésta es la receta básica, sin crema. Si la queréis con ella, preparad una crema pastelera espesa y rellenad o decorad la coca cuando se haya enfriado. Eso sí, tened en cuenta que la coca con crema tiene una vida útil más corta, porque el huevo crudo no se debería mantener a temperatura ambiente mucho rato.

Ingredientes:

• 250 g de harina de fuerza
• 200 g de fruta confitada
• 15 g de leche
• 55 g de mantequilla pomada
• 55 g de azúcar
• 25 g de piñones
• 20 g de levadura de panadero (la que se encuentra en la nevera de los supermercados)
• Dos huevos
• 70 ml de anís
• Canela, piel de un limón rallada, sal, azúcar y aceite o mantequilla

Preparación:

• Calentad la leche hasta que esté tibia y deshaced en ella la levadura. Añadid tres cucharadas de harina, y dejadlo que leve hasta que aparentemente haya doblado el volumen.
• Poned el resto de la harina en un bol grande, y añadidle los huevos, la mantequilla, la sal, el azúcar, un pellizco de canela, la piel de limón y el anís.
• Mezcladlo todo con la mano, y añadid el prefermento que hemos dejado levar.
• Trabajadlo todo para que quede bien integrado en una masa lisa.
• Precalentad el horno a 180ºC y engrasad una bandeja plana. Extended la masa sobre la bandeja de horno en forma de óvalo, pintadla con huevo batido y decoradla con la fruta confitada, los piñones y algo de azúcar.
• Dejadla reposar hasta que una vez más haya doblado su volumen y horneadla entonces unos veinte minutos.

Bopan User
May 27, 2019